Cirugía Láser
Operación refractiva LASIK, LASEK, PRK

Cirugía Láser refractiva: LASIK, LASEK, PRK; Diferencias

El principal objetivo de los tres tipos de cirugía láser ocular refractiva LASIK, LASEK y PRK que se explicarán con más detalle a continuación es cambiar la forma de la cornea central de manera permanente mediante la ablación con un láser excimer, el cual vaporiza una pequeña cantidad de tejido del estroma corneal. El estroma corneal es la capa de la cornea que se encuentra debajo del epitelio corneal. Como puede apreciar en la fotografía siguiente, el epitelo del ojo es la capa más superfecial de la cornea. Éstos conceptos serán de vital importancia para definir las características y diferencias entre los distintos tipos de cirugía LASIK, LASEK y PRK.

capas_cornea

Capas de la cornea

Durante el post-operatorio, el grado de molestias que el paciente experimentará y las posibles complicaciones en el futuro varían en relación al tipo de cirugía láser que utilicemos. Consecuentemente, es ideal que nuestro doctor evalúe nuestro caso de manera particular, indicándonos que tipo de cirugía nos conviene y porque.

Durante la cirugía PRK (photorefractive keratectomy) se realiza un tratamiento superficial, donde la capa más a la vista del ojo (el epitelio) es eliminado para poder cambiar la forma de la capa permanente que hay debajo. El epitelio es blando y vuelve a regenerarse durante los días posteriores a la operación. Por éste motivo, al finalizar la operación, el doctor le pondrá unos lentes de contacto que actuarán como vendaje mientras el epitelio corneal vuelve a crecer. Nunca debe quitarse los lentes de contacto, su doctor lo hará por usted cuando lo considere oportuno, normalmente entre los 4-7 días posteriores a la operación (en su primer control post-operatorio), hasta entonces debe dormir con ellas.

Únicamente se elimina el epitelio corneal durante la cirugía PRK, ya que como veremos en la cirugía LASEK (un híbrido a medio camino entre LASIK y PRK), se aplicará alcohol al ojo para debilitar las células del epitelio y poder apartarlo a un lado mientras se realiza la intervención. Durante la cirugía LASIK, el cirujano realizará una pequeña incisión en la cornea, para levantar el epitelio corneal y posteriormente volver a re-colocarlo en su posición original.

Sin importar que  tipo de cirugía utilicé, el paciente, una vez operado, deberá utilizar una máscara de protección para dormir durante los primeros días para evitar el contacto directo de los ojos con la almohada y/o el colchón. Para ello, es útil sujetar la máscara con esparadrapos y un antifaz para dormir. Transcurridos los primeros 4-7 días posteriores a la operación, en su primer control post-operatorio, su doctor le indicará si ya puede dormir sin ponerse la máscara de protección. Sí todo ha ido bien, le indicarán que puede volver a su rutina habitual.

mascara

Máscara de protección – noches

La cirugía LASEK (laser in situ epithélial Kératomileusis), es muy similar a la cirugía PRK. Durante la cirugía LASEK, la capa superficial del ojo (el epitelio corneal) se aparta a un lado, en lugar de ser completamente eliminado. Posteriormente, se reforma la capa permanente que hay abajo y se vuelve a re-colocar el epitelio corneal en su posición original. Lo que permite que la recuperación de la vista sea más rápida y menos dolorosa en comparación con la cirugía PRK, ya que durante la operación LASEK, el epitelio no ha sido totalmente eliminado. Sin embargo, la recuperación es incluso más rápida con la cirugía LASIK. En este último caso, la utilización de lentes de contacto como vendaje finalizada la operación es opcional, pero aconsejable. Normalmente a los pocos días, los pacientes pueden volver a trabajar y realizar sus actividades cotidianas

Intervencion_LASEK

Intervención LASEK

Una de las ventajas de la cirugía LASEK en comparación con la cirugía PRK implica reducir los peligros post-operatorios, agilizar la recuperación visual, y reducir el dolor post-operatorio. Sin embargo, en comparación con la cirugía LASIK, la recuperación visual es más lenta, y el paciente experimentará más molestias y dolor durante los días posteriores a la intervención. Tanto la cirugía LASEK como PRK suele ser útil y recomendable para los pacientes con corneas delgadas.

Durante la cirugía LASIK (laser-assisted in situ keratomileusis), se corta una pequeña lámina de la córnea justo hasta debajo del epitelio corneal, para levantarla hacía arriba y remodelar la capa permanente que hay abajo. Durante la cirugía LASIK, al devolver el epitelio a su posición original, esta pequeña incisión es lo único que necesitará volver a regenerarse, por esta razón el período de recuperación con LASIK es mucho más rápido y genera menos molestias para los pacientes en comparación con los otros procedimientos (PRK, LASEK). Además, la mejora de la vista es casi instantánea (efecto “wow!”).

lasik

Lámina operación LASIK

Para los pacientes con corneas excepcionalmente delgadas, la cirugía PRK es la más recomendada ya que al no realizarse una incisión en la superficie de la cornea es improbable que la integridad estructural del ojo a largo plazo se vea puesta en peligro. Además, cabe remarcar que durante la cirugía LASIK se elimina más tejido corneal que durante la cirugía PRK. La estructura de la córnea es alterada en menor grado en PRK que con la cirugía LASIK, lo que es especialmente importante para pacientes con córneas delgadas.

Actualmente, en las manos de un experto, los resultados de la cirugía LASIK, LASEK y PRK son equivalentes. Una comparativa entre PRK y LASIK concluye que LASIK probablemente ofrece beneficios en términos de tiempo de recuperación y dolor, sin embargo, las dos operaciones tienen los mismo resultados al cabo de 12 meses. Habitualmente se intervienen los dos ojos de manera consecutiva, uno justo después del otro, no los 2 a la vez.

Antes de la cirugía, es recomendable que el paciente acuda a un hospital o centro oftalmológico donde su caso sea evaluado de manera particular. Su doctor le aconsejará que tipo de cirugía es la más adecuada para usted LASIK, LASEK o PRK. Aunque, es cierto que durante los últimos años, las técnicas de corrección láser están resultando ser cada vez más seguras y eficaces, conviene realizar una evaluación inicial para asegurarse de cual es el método óptimo para cada paciente. Por tanto, aconsejamos dudar de ofertas “low-cost”, en centros donde únicamente realicen una de estas cirugías (LASIK/LASEK/PRK) y no nos aconsejen de manera particular cual nos conviene y porque.

tipos-cirugia-laser

Técnicas de cirugía refractiva

LASIK, LASEK, PRK

La cirugía LASIK (laser-assisted in situ keratomileusis) es el método de intervención más común debido a la rápida recuperación que experimenta el ojo durante el post-operatorio. Tanto, la cirugía como el post-operatorio serán indoloros. La cirugía LASIK, reduce el período del post-operatorio de manera significativa, en comparación con las cirugías PRK o LASEK. Normalmente, a los pocos días, los pacientes pueden volver a trabajar y realizar sus actividades cotidianas. Además, normalmente, la mejora de la vista es casi instantánea, el paciente logrará ver al 100% justo al finalizar la operación (el conocido efecto “wow”).

La cirugía láser ocular LASEK (laser in situ epithélial Kératomileusis), es un híbrido entre las cirugías PRK y LASIK. Durante la operación se preserva el epitelio corneal; en lugar de realizar una incisión sobre la superficie de la córnea con el “microkerastome” (cirugía LASIK), o eliminar el epitelio del paciente por completo (cirugía PRK). En relación a la cirugía LASEK, la operación será indolora, pero durante el post-operatorio el paciente sentirá molestias e irritación, sobretodo durante la primera semana.

La cirugía PRK (Photo-Refractive Keratectomy) es la técnica láser original para la corrección de la miopía, astigmatismo e hipermetropía. Ha sido utilizada por cirujanos de manera exitosa para intervenir miles de personas desde la década de los 80. Durante la intervención se elimina  por completo el epitelio corneal (la capa más superficial del ojo), que vuelve a regenerarse a los 4-7 días de la intervención, posteriormente se aplica el láser excimer sobre la superficie de la parte central gruesa de la córnea (el estroma corneal) para reformar la córnea. Durante este procedimiento el láser no se aplica a partes tan profundas de la cornea como en la cirugía LASIK, en esencia, la cirugía PRK es un método de intervención más superficial. Dado que sólo la superficie de la córnea se ve afectada durante la intervención PRK, éste es el procedimiento preferido para los pacientes con córneas delgadas.