Cirugía Láser
Operación refractiva LASIK, LASEK, PRK

Cirugía LASEK

La cirugía láser ocular LASEK (laser in situ epithélial Kératomileusis), es un híbrido entre las cirugías PRK y LASIK. Durante la operación se preserva el epitelio corneal; en lugar de realizar una incisión sobre la superficie de la córnea con el “microkerastome” (como en la cirugía LASIK), o eliminar el epitelio del paciente por completo (como en la cirugía PRK). La cirugía será indolora, pero durante el post-operatorio el paciente sentirá molestias e irritación, sobretodo durante la primera semana. La anestesia en gotas permitirá que el paciente no sienta ninguna molestia durante la intervención.

Durante la cirugía LASEK el cirujano trata el epitelio corneal con alcohol para separarlo del estroma corneal, para que el láser excimer vaporize el tejido del estroma corneal, mediante la ablación láser, y posteriormente, el cirujano recoloca el epitelio de la córnea. En este proceso no se realiza ninguna incisión en la córnea, únicamente se aparta el epitelio de la zona central.

M-LASEK

Pasos cirugía LASEK

Como podemos observar en la imagen: El paso 1 indica la aplicación de alcohol en el ojo, durante el paso 2, el cirujano separa la capa superficial del estroma, para posteriormente, mediante la ablación con láser excimer, vaporizar el tejido de la córnea (paso 3). Al finalizar la operación, el cirujano vuelve a colocar el epitelio corneal en su lugar (paso 4).

La cirugía LASEK (laser in situ epithélial Kératomileusis), es muy similar a la cirugía PRK, pero en la primera, la capa superficial del ojo (epitelio corneal) se aparta a un lado, en lugar de ser completamente eliminada. Posteriormente, se reforma la capa permanente que hay debajo y se vuelve a re-colocar el epitelio corneal. Esto permite que la recuperación de la vista sea más rápida y menos dolorosa en comparación con la cirugía PRK, ya que en este caso, el epitelio no ha sido totalmente eliminado ni tiene que volver a crecer. Sin embargo, la recuperación posterior a la cirugía es incluso más rápida para pacientes de cirugía LASIK. En este caso, la utilización de lentes de contacto como vendaje protector posterior a la operación es opcional, pero aconsejable. Normalmente a los pocos días, los pacientes pueden volver a trabajar y realizar sus actividades cotidianas.

colirios

Colirios post-operatorio

Una de las diferencias entre las cirugías PRK y LASEK, es que durante la cirugía PRK, el epitelo corneal se elimina de manera completa, y la capa más superficial por debajo del mismo se trata con el láser excimer. Sin embargo, durante la cirugía LASEK el epitelio corneal no se eliminará completamente, el cirujano aplicará alcohol para provocar que las células del epitelio se ablanden; posteriormente, el cirujano apartará el epitelio a un lado, utilizará el láser excimer para reformar la córnea adecuadamente y concluida la cirugía volverá a colocar el epitelio en su lugar original.

Una de las ventajas de la cirugía LASEK en comparación con la cirugía PRK es reducir los peligros post-operatorios, agilizar la recuperación visual, y reducir las molestias del post-operatorio. En comparación con la cirugía LASIK, pacientes sometidos a la cirugía LASEK experimentan una recuperación visual más lenta y mayores molestias durante los días posteriores a la intervención. Tanto la cirugía LASEK como la cirugía PRK suelen ser útiles y recomendables para pacientes con córneas delgadas.