Cirugía Láser
Operación refractiva LASIK, LASEK, PRK

Cirugía LASIK

La cirugía LASIK (laser-assisted in situ keratomileusis) es el tipo de operación ocular láser más común debido a la rápida recuperación que experimenta el ojo durante el post-operatorio. Después de años de gran desarrollo tecnológico, la técnica LASIK ha alcanzado niveles de exactitud y seguridad extraordinarios. Sin embargo, toda operación tiene asociados unos riesgos, los que más habitualmente se derivan de esta práctica, son ojos secos y deslumbramiento nocturno (peor calidad visual). El número de pacientes que sufren complicaciones más severas es mínimo. Pese a ello, alrededor del 5% de los pacientes necesitan volver a quirófano ya que la miopía, el astigmatismo o la hypermetropía pueden no haber desaparecido por completo. Consulte con su oftalmólogo para más información.

Tanto, la cirugía como el post-operatorio serán indoloros. La anestesia en gotas permitirá que no sintamos ninguna molestia durante la intervención. La cirugía LASIK, reduce el proceso de recuperación de manera significativa, en comparación con las cirugías PRK y LASEK. Normalmente, a los pocos días, el paciente podrá volver a trabajar y realizar sus actividades cotidianas. Además, la mejora de la vista es casi instantánea, el paciente logrará ver al 100% justo al finalizar la operación (el conocido efecto “wow”).

lasik

Lámina cirugía LASIK

Durante  la cirugía LASIK el láser se aplica a partes más profundas de la córnea en comparación con la cirugía PRK, en esencia, la cirugía PRK es el tipo de cirugía más superficial. Éste es el procedimiento preferido para pacientes con córneas delgadas, ya que sólo la superficie de la córnea se verá afectada durante la intervención,

Durante la cirugía LASIK, el cirujano realizará una pequeña incisión en la córnea, para levantar el epitelio corneal y posteriormente volver a re-colocarlo en su posición original. El cirujano utilizará el láser excimer para eliminar una cantidad predeterminada del tejido de la córnea. Normalmente, durante las horas posteriores el epitelio corneal volverá a sellarse para sujetar la incisión que ha sido realizada inicialmente.

Durante la cirugía LASIK el cirujano utilizará el “microkeratomo” – un instrumento preciso, controlado por ordenador – para realizar una pequeña incisión en la córnea (2 y 3), levantar una pequeña lámina (4), aplicar el láser (5) y volver ha adjuntarla al concluir la intervención (6 y 7). Estos pasos, son los que caracterizan y diferencian la cirugía LASIK de los demás.

Durante la cirugía LASIK (laser-assisted in situ keratomileusis), el cirujano cortará una pequeña lámina de la córnea justo hasta debajo del epitelio, para levantarla hacía arriba y remodelar la capa permanente que hay abajo. En esta operación, al devolver el epitelio a su posición original, esta pequeña incisión es lo único que necesitará volver a regenerarse, por esta razón, el tiempo de recuperación posterior a la cirugía LASIK es mucho más rápido en comparación con los otros tipos de cirugía (LASEK y PRK).

microqueratomo

Microkeratomo

lasik_pasos

Pasos cirugía LASIK

Para los pacientes con córneas excepcionalmente delgadas, la cirugía PRK suele ser la más recomendada ya que al no realizarse una incisión en la superficie de la córnea es improbable que la integridad estructural del ojo a largo plazo se vea en peligro. Además, cabe remarcar que durante la cirugía LASIK el cirujano eliminará más tejido corneal que durante la cirugía PRK. Por tanto, la estructura de la córnea es alterada en menor grado durante la cirugía PRK que durante la cirugía LASIK, lo que es especialmente importante para pacientes con córneas delgadas.