Cirugía Láser
Operación refractiva LASIK, LASEK, PRK

Cirugía PRK

La cirugía láser PRK (Photo-Refractive Keratectomy) es la técnica láser original para la corrección de la miopía, astigmatismo e hipermetropía. Ha sido utilizado por cirujanos de manera exitosa para intervenir miles de personas desde la década de los 80. Durante la cirugía se elimina por completo el epitelio corneal (la capa más superficial del ojo), que volverá a regenerarse durante los 4-7 días posteriores a la operación. Posteriormente, el cirujano aplicará el láser excimer sobre la superficie de la parte central gruesa de la córnea (el estroma corneal), para reformar la córnea. Durante la cirugía PRK el láser no se aplica a partes tan profundas de la córnea en comparación con la cirugía LASIK, en esencia, la cirugía PRK es un método de intervención más superficial. Dado que sólo la superficie de la córnea se ve afectada durante la cirugía PRK, éste es el procedimiento preferido para los pacientes con córneas delgadas.

Durante la cirugía PRK se realiza un tratamiento superficial, donde la capa más a la vista del ojo (el epitelio) es eliminado para poder cambiar la forma de la capa permanente que hay debajo. El epitelio es blando y vuelve a regenerarse durante los días posteriores a la intervención. Por este motivo, al finalizar la operación, el doctor le pondrá unos lentes de contacto que actuarán como vendaje mientras el epitelio corneal vuelve a crecer. Nunca debe quitarse las lentes de contacto, su doctor lo hará por usted cuando lo considere oportuno (normalmente entre los 4-7 días posteriores a la intervención, durante su primera revisión), hasta entonces debe dormir con ellas.

prk-procedure

Actualmente, la cirugía PRK no tarda más de 1-2 minutos por ojo. Justo al finalizar la operación, le pondrán unos lentes de contacto que deberá llevar durante los 4-7 días posteriores a la intervención. Estas lentes de contacto, funcionan como vendaje, con el objetivo de proteger el ojo, mientras la capa superficial del mismo vuelve a crecer. No debe quitarse las lentes de contacto en ningún momento, normalmente su doctor lo hará en su primer control post-operatorio o cuando lo considere oportuno.

Diferencias cirugía LASIK, PRK, LASEK

Únicamente prescindiremos del epitelio corneal durante la cirugía PRK, ya que como veremos durante la cirugía LASEK (un híbrido entre las cirugías LASIK y PRK), se aplicará alcohol para debilitar las células del epitelio y poder apartarlo a un lado mientras el cirujano realiza la operación. Durante la cirugía LASIK, el cirujano realizará una pequeña incisión en la córnea, para levantar el epitelio corneal y posteriormente volver a re-colocarlo en su posición original ya finalizada la cirugía.

La mayor diferencia entre la cirugía PRK y la cirugía LASEK, es que durante la cirugía PRK el cirujano eliminará el epitelo corneal, y la capa más superficial por debajo del mismo se trata con el láser excimer. Sin embargo, en LASEK el epitelio no es eliminado, sino que se aplica alcohol al ojo para provocar que las células del epitelio se ablanden; posteriormente el cirujano apartará el epitelio corneal a un lado, y lo volverá a colocar en su posición original una vez que la córnea haya sido reformada adecuadamente por el láser.

La diferencia entre la cirugía LASIK y la PRK, es que durante una intervención PRK no se realiza una incisión en la superficie de la córnea para levantar una pequeña lámina y volver a re-adjuntarla una vez la intervención haya concluido. Esta pequeña incisión es lo que permite que la recuperación post-operatorio del LASIK sea mucho más rápida. Solo necesitamos que la pequeña incisión vuelva a “sellarse” de manera apropiada para que el ojo quede recuperado.

Córneas delgadas

Para los pacientes con corneas excepcionalmente delgadas, la cirugía PRK es la técnica de corrección más recomendada, ya que al no realizarse una incisión en la superficie de la cornea es improbable que la integridad estructural del ojo a largo plazo se vea en peligro, lo que es especialmente importante para pacientes con córneas delgadas. Además, cabe remarcar que durante la cirugía LASIK el cirujano elimina más tejido corneal del ojo del paciente en comparación con la cirugía PRK.

Dado que únicamente la superficie de la córnea se ve afectada durante la cirugía PRK, ésta cirugía es la más recomendad para pacientes con córneas delgadas. Actualmente, sólo se necesita un minuto para corregir la visión de un paciente de por vida. Hace cinco años la operación tardaba más de diez minutos. Además, durante la cirugía el paciente no tendrá que permanecer ingresado en la clínica. Los excelentes resultados y la alta tasa de éxito que logran los pacientes después de la cirugía, convierten esta cirugía en un método fiable y seguro para eliminar los problemas de vista de los pacientes.