Cirugía Láser
Operación refractiva LASIK, LASEK, PRK

Post-operatorio cirugía PRK

Durante el post-operatorio de la cirugía láser, especialmente, durante los primeros días, el ojo experimentará varios grados de irritación y molestia, alta sensibilidad a la luz, visión borrosa al leer de cerca y dificultad para enfocar. Cerrar los ojos cuando notamos la vista cansada o sentimos excesiva irritación aliviará las molestias. Aplicar los colirios de manera adecuada, agilizará el período de recuperación. Los primeros días posteriores a la cirugía agradecerán permanecer en su domicilio o en un lugar cerrado, donde sus ojos no estén expuestos a mucha luz.

Durante los primeros tres días posteriores a la intervención PRK, puede esperar molestias, potencialmente incluyendo ojos irritados, vista cansada, sensibilidad a la luz, y pestañas hinchadas. Gran parte de estas molestias se deben a la eliminación de la capa más superficial del ojo, el epitelio corneal, que actúa como una barrera entre el ojo y el medioambiente. Algunos pacientes experimentan pocas molestias o ninguna mientras el epitelio vuelve a crecer. De todas maneras, su doctor le facilitará colirios y/o otros medicamentos para aliviar las molestias en caso que existan.
descarga (5)
Entre el cuarto y el séptimo día posterior a la intervención, su visión seguirá siendo borrosa y puede que aún le cueste enfocar en algunos momentos. Sin embargo, las molestias deberían haber disminuido significativamente en comparación con los tres primeros días. Normalmente, si todo ha ido bien, le quitarán las lentes de contacto que actuaban como vendaje en su primer control post-operatorio.

Una vez realizada la cirugía PRK, el ojo puede tardar varias semanas hasta alcanzar su máximo punto de agudeza visual. Debemos tener en cuenta que el epitelio del ojo esta volviendo a crecer. Mientras el epitelio crece el paciente experimentará visión borrosa de manera intermitente (habrá pequeños lapsus de tiempo en los cuales verá muy bien). Normalmente, entre los 4-7 días posteriores a la intervención debemos realizar nuestro primer control post-operatorio para quitar las lentes de contacto protectoras (PRK). En este punto, volveremos a experimentar más molestias (pese a ser menores que las iniciales), ya que será la primera vez que nuestro ojo se expone al aire libre desde la intervención, sin los lentes de contacto de protección.

Durante los tres meses posteriores a la cirugía, el nuevo epitelio corneal de su ojo habrá crecido de manera apropiada, se irá ablandando y recuperando sus características originales, esto hará que poco a poco tenga una visión más clara. Entre el tercer y el sexto mes después de la cirugía, su vista debe ser estable y debe estar disfrutando de unos resultados iguales y en algunos casos superiores a los pacientes con semejante prescripción que se operaron mediante la cirugía LASIK.